eHealth, eSalud, Salud Digital o Digital Health

Cuatro términos que se refieren a un mismo concepto. La eSalud o eHealth refieren a la aplicación de las tecnologías digitales al campo de la salud. Existen, de hecho, diferentes definiciones referidas a esta vertiente digital de las herramientas orientadas a la salud.

Si nos ceñimos a la de la Organización Mundial de la Salud, la eSalud sería “el apoyo que la utilización costoeficaz y segura de las tecnologías de la información y las comunicaciones ofrece a la salud y a los ámbitos relacionados con ella, con inclusión de los servicios de atención de salud, la vigilancia y la documentación sanitarias, así como la educación, los conocimientos y las investigaciones en materia de salud”.

En otros términos, la eSalud o eHealth se puede definir como el cuidado de la salud utilizando herramientas digitales, basadas en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), orientadas a la prevención, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la salud de los pacientes..

Otra vertiente de su uso está en la utilización de los datos obtenidos, Big Data, para la mejora de la eficacia y la eficiencia de los sistemas de salud.

Cooperación, corresponsabilidad, empoderamiento y personalización

La operativa de la salud digital dispone de una amplia variedad de herramientas. Las primeras que nos vienen a la cabeza son las Apps de salud, webs y sensores. Existen muchas otras, con diferentes niveles de complejidad. Su punto común, como corresponde al ámbito digital, es su capacidad de recoger datos. Estos, convenientemente tratados, permitirían la toma de decisiones por parte del propio usuario o los profesionales de la salud.

Algunas herramientas de la eSalud

  • Empezamos por lo más sencillo: el emailing y los SMS. Un sistema sencillo para recordar citas, enviar consejos, anunciar campañas de vacunación… ¿Se usan lo suficiente?
  • Webs del sistema de salud para acceder al historial médico o realizar gestiones de diverso tipo. Como ejemplo, recientemente la consejería de Sanidad de Murcia ha puesto en marcha un sistema de acceso de los pacientes que toman anticoagulantes. Esta utilidad les permite consultar los reajustes de dosis sin necesidad de acudir al centro de salud. Mayor comodidad para los pacientes (mayores en muchos casos) y menos ocupación de tiempos en el centro de salud son algunas de las ventajas.
  • Webs de programas educativos interactivos sobre salud que permitan el aprendizaje de los usuarios sobre hábitos saludables.
  • Herramientas digitales de los sistemas de salud para diversos aspectos operativos como la prescripción electrónica, pruebas de radiodiagnóstico, historial de paciente. Estas permiten una optimización de procesos, reducción de errores y de gastos. El paciente recibe una mayor comodidad en el seguimiento de sus tratamientos y en disponer de todas sus pruebas cuando son necesarias en la pantalla del médico que le atiende.
  • Consulta médica virtual, si necesidad de desplazarse al centro médico. Revisiones periódicas, procesos de rehabilitación guiados por el terapeuta.

Apps, wearables y más…

  • Apps relacionadas con la salud. Su exponencial desarrollo es imparable. Sin embargo hay sombras y necesidades no cubiertas aún. Eso no limita el hecho de su enorme potencial en el campo de la salud aunque solo una pocas obtienen una amplia difusión. Sin duda no se ha acertado aún con el enfoque adecuado, ajustándolas más al paciente, aportando valor añadido real.
  • Wearables, generalmente asociados a apps específicas, reportan una nueva dimensión a la hora de poder disponer de datos en tiempo y vida real de los usuarios. Permiten la recogida de parámetros fisiológicos del paciente, como tensión arterial, glucosa en sangre, ritmo cardiaco…. Su desarrollo apunta a un uso importante en ensayos clínicos, entre otras muchas posibilidades.
  • Píldoras “inteligentes”. Como la recientemente aprobada por la FDA el pasado mes de noviembre, la primera de la historia. Esta píldora incorpora un sensor digital que informa al médico de si el paciente ha tomado o no la medicación. En este caso se trata de un antipsicótico, pero el concepto es útil para tratamientos que requieren un estricto cumplimiento.

A modo de conclusión

Un amplio abanico de herramientas digitales que marcará, si es que no lo hace ya, un nuevo panorama de la medicina. Pacientes, profesionales de la salud, sistemas sanitarios, compañías farmacéuticas y tecnológicas deberán acomodar sus nuevos roles en este entorno digital.

Es seguro que cooperación, corresponsabilidad, empoderamiento y personalización serán algunos de los atributos principales del nuevo ecosistema de la eSalud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.