Email marketing y la plaga de langosta

Si hay una herramienta de comunicación en el marketing digital realmente útil, sencilla de uso, eficaz y de acción inmediata es el email marketing.
El emailing, a veces denostado, es a la vez imprescindible en nuestras vidas a nada que reflexionemos. Constituye una vía de comunicación insustituible en los segmentos B2B y el B2C. Especialmente válido como herramienta de captación de nuevos clientes y como palanca de fidelización. Por otro lado, en cuanto a la comunicación P2P (P de Persona), salvo en el ámbito laboral, está siendo superado sin duda por las redes sociales y la mensajería instantánea, equiparable a una red social más, como sería WhatsApp.

Una buena estrategia de email marketing comienza por una buena base de datos. Esto comienza a su vez en un cuidadoso proceso de obtención de contactos válidos, de calidad. Y debe se respetuoso con la aceptación de recibir comunicaciones por parte del contacto (doble opt-in).

Especialmente válido como herramienta de captación de nuevos clientes y como palanca de fidelización.

Acciones cuidadas, que premien la participación o que seduzcan por su valor y calidad a las personas de interés hasta moverles a cumplimentar un formulario, sencillo pero suficiente como para saber quienes son nuestros seguidores. Es la estrategia que lleva a una comunicación eficaz, que aporte valor a los usuarios.

Que permita una interacción eficaz y duradera entre el emisor y su audiencia. Estrategia que será capaz de fidelizar en la medida que se siga aportando calidad, y por qué no, cercanía o calidez.

Y si por algún motivo el usuario se quiere desvincular, el proceso debe ser sencillo. Y si es posible, que genere una breve información de los motivos que permitirá adoptar medidas que mejoren la interacción con nuestro público.

Pero la realidad es en algunos casos diferente. Algunos modelos se basan en la estrategia de la “n” (ver post). Utilizan la “nube de mails” que, cual plaga de langosta, minan la reputación del email marketing. Hasta el punto que a veces plantear este tipo de acciones levanta la desconfianza general sobre el resultado.
Las cosas han ido cambiando con los años, y las empresas de muchos sectores han aprendido la lección. Esto permite a esta herramienta clásica y básica del Marketing Digital disfrutar aún de una salud razonablemente buena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.